“Sabía que quería actuar pero no quería hacer cualquier monólogo sino algo que tuviera que ver con el dolor. Vengo de atravesar una etapa con muchas muertes, mi pareja, mi hermana, mi madre, mi tía, en menos de dos años y medio fue una devastación. Necesitaba volver a ubicarme en el lugar del actor, necesitaba volver a reconstituirme narcisísticamente después de tanto dolor. Todos los actores hacen este esfuerzo para poder estar allá arriba y yo lo necesitaba porque estaba sin energía, tenía la sensación de que algo de mí no estaba y que la actuación me iba a organizar, me obligaba a estar presente. Pero quiero aclarar algo muy importante: el objetivo nunca fue hacer un espectáculo testimonial, de vísceras afuera, confesional; me daría mucha vergüenza y repudiaría a quien hiciera algo tan obsceno con su vida privada. La obra juega con un personaje que podría ser yo, el protagonista es un director de teatro, es alguien que despide a su hombre, parezco yo pero no soy yo. Es una obra de teatro y es importantísimo para mí, que se constituyera como algo puramente artístico porque si no, no lo habría hecho. Otra cosa es que ficción y realidad se toquen, que aparezcan datos, nombres, hechos reales, pero en una ficción.” Rubén Szuchmacher

Dentro de las Jorndas Poéticas, Rubén nos compartirá su trabajo el día  VIERNES 28/06  a las 21hs en el Centro Cultural Parque de España. Localidades limitadas. Entrada libre y gratuita